La suplantación de personas en las redes sociales es muy frecuente, los más afectados: las personas con actividades públicas.

En esta semana circuló un video en redes sociales donde se aprecia a un sujeto tocando de manera lasciva a una niña:

Como se aprecia en el video de casi un minuto, el rostro del sujeto es imposible de reconocer, pues todo el tiempo se encuentra de espaldas a la cámara. Se le graba sin él saberlo.

Después de que esta noticia alcanzara difusión masiva, la búsqueda de la identidad del sujeto comenzó, siendo supuestamente la periodista Lydia Cacho quien la revelara: se trata de “Mandy A. García Maza, de Cancún, Quintana Roo” a través de la que se creía era su cuenta de Facebook.

Días después, utilizando la misma cuenta, la periodista hizo público que había recibido amenazas por parte de gente conocida por el señor Mandy A. Gracia Maza: “el pedófilo de Tabasco” así apodado.

Captura de pantalla 2016-04-08 a la(s) 11.15.51

Justo el día de ayer Lydia hizo otro comentario referente a al tema, esta vez desde su cuenta de twitter, en el que decía:

Captura de pantalla 2016-04-08 a la(s) 11.20.04

La suplantación de identidad en la era moderna se ha vuelto muy común, y gracias a la tecnología, estos actos son más sencillos de realizar, aunque no podemos dar tanta credibilidad a este tipo de medios, pues como sabemos, basta que alguien quiera llamarse de cualquier manera para que aparezca de ese modo en la red de su elección.

Pero estos actos de suplantación, desde luego que constituyen un delito contra la imagen de la periodista, pues como todos, tiene derecho al respeto de su imagen.

El derecho a la imagen se ve violentado cuando se divulga de una persona fotografías, filmaciones pintura o dibujo, etc.; en esta ocasión, la periodista sufrió daños en su honor y fama: derechos de la personalidad, al adjudicarle dichos que no realizó.

Sin embargo, en estas plataformas se respeta más el hecho de ser el primero en crear la cuenta para poder continuar con el uso; aunque debemos decir que existe el reconocimiento que la plataforma hace a las cuentas que sí pertenecen a figuras públicas.

Stage-Name-Step-1

Como sabemos, en las redes sociales se puede utilizar el nombre que deseemos, esto es porque solo debería funcionar como un usuario más, pero cuando se trata de personajes públicos, las cosas se complican.

El uso del nombre artístico, es exclusivo de la persona que se ostenta con él, y para garantizar que no haya más personajes que se presenten con ese nombre, es prudente registrar el Nombre como Personaje Artístico, así como Marca. Esto garantiza el uso exclusivo, lo que faculta para demandar a quienes lo utilicen.

No tenemos conocimiento de las acciones que tomará respecto a este tema, lo que sí es seguro es que la violación a los derechos de personalidad por suplantación de identidad se configura, pero las legislaciones del mundo no han podido contrarrestar este nuevo tipo y modo de comisión del delito. Aunque debemos aclara que existen medidas que se pueden tomar para prevenir ser objeto de suplantación, así como evitar que el nombre artístico sea utilizado por un impostor.