Quienes tenemos mayor tiempo en la Tierra, conocemos la manera tradicional de adquirir música: comprado CD´s en los distintos puntos de venta.

Quienes entiendan, sabrán que al entrar a estas tiendas se podía o se puede escuchar gran cantidad de canciones, ya sea de manera general, es decir por el o los altavoces que existen dentro de la tienda, o bien de manera privada.

Antes de comprar un disco puedes escucharlo dentro de la misma tienda, los reproductores que se encuentran ahí tienen distintos discos, mismos que puedes disfrutar con los audífonos que están dispuestos a reventar tus oídos.

Y por extraño que parezca, incluso estos actos están regulados por la leyes de derechos de autor, pues la reproducción o divulgación de obras artísticas sin autorización de quien ostente derechos patrimoniales, son conocidos como: violaciones al derecho de autor.

1185-620x465

Entonces, ¿cómo es que la reproducción de estos CD´s en las tiendas queda exenta?

Para aunar más en el tema, debemos conocer que la reproducción, divulgación, difusión o comunicación pública de cualquier obra debe estar autorizada, como ya los dijimos.

Sin embargo la reproducción y el uso que les platico se realiza en la tienda, es una de las maneras en que los derechos patrimoniales se ven limitados.

principal

El artículo 24 de la Ley Federal del Derecho de Autor establece que:

En virtud del derecho patrimonial, corresponde al autor el derecho de explotar de manera exclusiva sus obras, o de autorizar a otros su explotación, en cualquier forma, dentro de los límites que establece la presente Ley.

Como vemos, el autor es quien puede realizar la reproducción de sus obras, o bien autorizar a un tercero; sin embargo una de las maneras de limitar al derecho de autor, es decir que no habrá necesidad de contar con la autorización expresa del autor, es la siguiente:

boton-de-reproduccion_318-42541

Artículo 149. Podrán realizarse sin autorización:

La utilización de obras literarias y artísticas en tiendas o establecimientos abiertos al público, que comercien ejemplares de dichas obras, siempre y cuando no hayan cargos de admisión y que dicha utilización no trascienda el lugar en donde la venta se realiza y tenga como propósito único el de promover la venta de ejemplares de las obras,

Es por ello que la música y canciones que reproducen en distintos puntos de venta no violan derechos autorales, pues el fin lo conocemos, y es evidentemente generar mayor cantidad de ventas.