Recientemente conocimos la noticia de un diseñador de Hong Kong, que creó un robot con gran parecido a la apariencia física de la actriz holliwoodense Scarlett Johansson.

Ricky Ma, dijo que su sueño siempre fue crear un robot desde cero, aunque no ha dicho abiertamente que el aspecto físico que optó por darle a su creación es por el fanatismo que tiene hacia la actriz; a pesar de ser evidente que el diseño está encaminado a que se trate de una replica de Johansson.

Ricky-Ma-Foto-Mercurio-Chile_NACIMA20160404_0026_19

Pero, ¿qué pasa con el uso de imagen de la actriz?

Sabemos que para utilizar la imagen de alguna persona, ésta debe autorizar tal uso. La representación gráfica en cualquier formato es a lo que nos referimos, tal como sucede con campañas publicitarias, donde a través de un pago en la mayoría de las veces, el artista permite que su imagen se ligue a un producto o servicio.

Todas las personas tienen derecho a la propia imagen, y que se traduce en la facultad de disponer de ella autorizando o no su captación.

Sin embargo, el acto ilegal o ilícito se da cuando la difusión o comercialización de la imagen de la persona se realiza sin su consentimiento, lo que quiere decir que si en algún momento este robot se comercializa deberá contar con autorización de la actriz.

Captura de pantalla 2016-04-04 a la(s) 14.09.03

El punto a tratar es que la imagen de Sacrlett está funcionando con fines publicitarios, es decir el artista de Hong Cong, evidentemente está recibiendo atención por el gran parecido que su robot tienen con la artista, lo que hace al final es publicidad para sus robots; aunque hasta el momento no hay explotación del producto.

Ya que el derecho a la imagen pretende a la esfera íntima y personal del sujeto, lo que permite prohibir que su imagen sea explotada o comercializada.

scarlett-johannson-by-J

Otra aspecto por considerar es que si bien el parecido es enorme entre el robot y la actriz, no es como tal la reproducción de su propia imagen, lo que podría equipararse tal vez a un dibujo o retrato de un dibujante, pues la captación no es directamente de la artista; y que la menos en la legislación mexicana, la reproducción en este último formato no impide su uso social.

Aún no conocemos la reacción de la actriz ante este evento, pero seguramente se intentará proceder legalmente.