A veces para el cumplimiento de los Derechos de Autor, se toman medidas extrañas e inmensas, tal coma sucede en Uruguay, donde se pretende que los estudiantes paguen al utilizar incluso libros obligatorios y textos fundamentales para su educación.

Por ello la FEUU (Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay) comenzó una campaña para liberar de derechos de autor los textos cuando se tenga como finalidad la educación.

Este proyecto llamado Proyecto Latin, se integra pos 9 universidades de Latinoamérica y del continente europeo.

 Según los datos de la federación, el 66% de la total de la comunidad universitaria hace uso de fotocopias, y solamente 5 estudiantes de cada 10 hace uso de los libros que se encuentran en la biblioteca.

 FEUU

Hasta cierto punto esta medida tiene como fin el cumplimento de lo que estipulan los derechos de autor, sin embargo es un extremo, pues los estudiantes no tienen acceso a material necesario o básico para su desarrollo profesional, debido a que por un lado violan derechos de autor y si pretendieran obtener los libros para satisfacer a las editoriales, les es imposibles, pues los costos son altos.

En la comunidad estudiantil del Uruguay, se teme que por no apegarse a esta nueva medida sean detenidos, tal como ocurrió en el año 2013, cuando catorce personas de un centro de fotocopiado, frente a la facultad de Derecho de la Universidad de la República fueron procesadas supuestamente por infringir derechos de autor.

 estudiantes-feuu

Después de esto, la Comisión de Educación y Cultura recibió a los integrantes de FEUU, para trabajar en el proyecto, al término de la reunión, el secretario de comunicación de la Federación Marcio Mañana, dijo que :

“La reunión nos dejó muy satisfechos. La respuesta de los senadores fue muy buena. Tenemos esperanzas de que esto se pueda aprobar con una buena campaña y con movilización estudiantil”

En sí lo que se busca con el proyecto es que se declaren tres limitantes a los derechos de autor, uno de ellos para las bibliotecas, la eventual reproducción de distintos materiales siempre que no se realicen con fines de lucro, y la copia privada, es decir las fotocopias.

Creemos que desde el principio esta práctica atenta contra el derecho a la educación que los ciudadanos tienen, pues no es posible que cuando se trate de material necesario para continuar con su formación profesional, se exija de tal manera el cumplimiento de los derechos de autor; más aun cuando se realiza sin fines de lucro.

Estaremos al pendiente de lo que puede surgir con respecto a este tema, ya que aun no se ha declarado acuerdo alguno.