Desde el lanzamiento de esta plataforma, varios autores y disqueras le declararon la guerra; sin embargo parece que han llegado a una solución equitativa.

A partir de la popularidad que adquirió Spotify, las “descargas” de música gracias a sus sistema de ha extendido de tal manera que ha recibido distintas demandas relacionadas con Derechos de Autor.

La explotación, la divulgación que se realice de cualquier obra deberá traer consigo un beneficio monetario para sus creadores, así es como lo marca la Ley Federal del Derecho de Autor.

The verdict - a judges gavel

Para lograr esto, en primer plano debemos identificar al autor de la obra, saber cómo se utilizarán, tener en conciencia que obras serán las que se utilicen.

Sabemos que el negocio que desarrollan los medios digitales puede ser de distintas maneras, en esta caso Spotify lo hace distribuyéndola.

Después de notar que las demandas incrementa y siguen incrementando, la plataforma líder en música en línea “streaming” pudo llegar a un acuerdo con la Asociación Nacional de Discografías, de los Estados Unidos.

acuerdos

“es un paso crucial para mejorar la transparencia en el mundo de la música y asegurar que los compositores reciban los derechos de autor cuando se utiliza su música”

Así es como se busca evitar que artistas retiren sus canciones de este medio, tal como sucedió en 2014, cuando las canciones de Tylor Wift se dejaron de ofrecer en Spotify, a petición de la propia cantante.

Sin tener datos confirmados, existe el rumor de que a la deuda por derechos de autor en los que se ha omitido el pago, era ya de 16 millones de dólares, a lo que se impondrá un incremento de 5 millones.

declaraciones-y-pagos-personas-fisicas

Mediante este acuerdo, los artistas, autores y compositores que conozcan de alguna regalía que la plataforma no cubra por el uso de sus obras, tendrá la oportunidad de hacer el reclamo directo, lo que deberá ser resuelto por la plataforma sin necesidad de instaurar una demanda o algún tipo de litigio.