Las leyes mundiales otorgan derechos a los compositores de canciones. Por ejemplo permitir o prohibir la sincronización de sus obras en películas o el uso en campañas políticas.

Como es de esperarse, el Compositor no tiene el tiempo o las ganas de atender todas las peticiones para usar sus rolas. Por lo que asigna a un tercero para que realice esta tarea, la mayoría de las ocasiones es la Editora y la Disquera las encargadas. Aquí llega el problema, pues las autorizaciones que realizan las COMPAÑIAS se hacen de manera automatizada, y habitualmente, sin informar detalladamente al compositor el contexto en que se utilizará su canción.

459046345

Como ejemplo de esto, es el tema muy sonado sobre el candidato Doald Trump para representar a los republicanos en las elecciones de 2016 en EU. En sus campañas políticas ha utilizado canciones como DREAM ON de Steven Tyler, lo cual resultó molesto para el compositor, hasta lograr que Trump dejará de utilizar la canción.

Tyler logró que el precandidato a la presidencia detenga el uso de su canción, esto gracias a que su casa discográfica, incluyó una cláusula en la Autorización a Trump. En la que deja la puerta abierta para cancelar la autorización al magante, en caso de que el compositor manifieste su inconformidad en el uso realizado con su obra.

Otra compositora que no corrió con la misma suerte contra Donald Trump fue, Adele…. quién se enteró que el Republicano utilizaba una de sus canciones en campañas políticas. Igual que Steven Tyler, Adele manifestó su inconformidad, pero después se supo que la Compañía encargada de emitir autorizaciones sobre sus obras, fue quien autorizó legalmente a Trump.

“La campaña del señor Trump pagó y obtuvo los derechos legales para usar esas grabaciones”, dijo Hope Hicks, una vocera de Trump.

Como podemos ver, el trabajo de las editoras y disqueras, que debería facilitar la vida al compositor, se ve nublado por esta sistematización en las LICENCIAS DE USO, restando importancia al punto de vista del autor en muchas ocasiones.

Hay que recalcar que hay de todo en esta industria de la música, como todo hay disqueras y editoras que hacen un gran trabajo y algunas otras que no. Cada quien decidirá en donde situarse, si en el camino independiente o el de la discográfica.