Después de transcurridos los plazos que las leyes regentes de los derechos de autor otorga precisamente a los autores para ser poseedores de los derechos patrimoniales sobre sus obras, éstas deben pasar a formar parte del dominio público.

lapida ana frank

Esto es que el diario de Ana Frank debió pasar a formar parte del a dominio publico a partir del 1 de Enero de 2016.

Dichas leyes protegen las obras 70 años después de la muerte del autor, al menos en Europa; dado que Ana Frank falleció en 1945, al primer día de este año (2016) debió ser considerada una obra de dominio público, es decir poder ser reproducida en su idioma de origen sin la necesidad de pagar algún tipo de regalía, pues dejan de gozar de los derechos patrimoniales, repito.

otto

Las regalías producto de la explotación de esta obra literaria, eran cobradas por la fundación suiza Fonde Ane Frank. Quienes al notar que la fecha se aproximaba, hizo declaraciones acerca de que el libro se realizó en coautoría por el señor Otto Frank, padre de Ana; considerando que su muerte fue en 1980, este plazo de extendería 70 años contados a partir de esta fecha. Buscando desde luego que los derechos patrimoniales fueran extendidos. Por ello inició una controversia.

anna_frank

El caso fue resuelto por un tribunal Holandés, quien otorgó ampliar este plazo, pero no por las declaraciones que hiciera la fundación acerca de la supuesta coautoría, sino porque efectivamente el libro fue editado por el padre de la joven Ana Frank en el año 1986, lo cual determinó que dicho tribunal extendiera los derechos por 50 años más.

Esta edición fue publicada en 1986, por ello la protección al escrito será hasta el año 2037; esto sin afectar los derechos patrimoniales que posee la fundación mencionada.

anne frank

Pero hay que aclarar que el escrito original que Anna Frank realizara está libre de derechos de autor, por ello su reproducción no debe contar con ningún tipo de autorización, excepto el respeto a los derechos morales, pues éstos son perpetuos.

Si alguien pretendiera utilizar la edición que realizara el padre, Otto Frank, sí deberá obtener la autorización pertinente, pues la edición es tomada como una equiparación a la autoría auténtica, por ello el señor también cuenta con derechos sobre su propia edición.