En Europa se encontraba en litigio la titularidad de la marca “Gummy” (que en nuestro país es equivalente a “gomitas), la cual fue solicitada por la empresa inglesa Cadbury.

T-210-14-2-300x116

La Unión Europea a través de su Tribunal General, ha puesto fin a una disputa de seis años entre la empresa inglesa Cadbury y la alemana Mederer, respecto al término “Gummy” para utilizar como Marca de golosinas en territorio español.

En Abril 2010 Mederer solciitó el registro de la marca “Gummi Bear-Rings”, para lo cual Cadbury inmediatamente presentó una oposición ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), pues consideró que el otorgamiento de esta marca podría generar confusión con sus marcas “Gummy” ya registradas. Después de esta queja, OAMI dictaminó a favor de Cadbury, a lo que la alemana decidió recurrir al Tribunal General de la Unión Europea (TGUE).

3340

En Febrero 2016 el TGUE dictó sentencia para confirmar la titularidad de la marca “Gummy” a la inglesa Cadbury, lo cual genera un precedente para futuros litigios en marcas. Ana Padial, quien a llevado esta causa al Tribunal argumenta que la sentencia del TGUE es acorde a la ley, a pesar de que existen prohibiciones en las legislaciones sobre Propiedad Industrial para registrar una marca, entre estas se encuentra que una denominación no puede distinguir los productos  y/o servicios a proteger. Por ejemplo, una marca que oferta cigarrillos de tabaco, no puede denominarse “Cigarros”.

“Esta sentencia pone fin a la polémica en torno a este término. El TGUE ha respaldado lo que ya dijo la OAMI. Además, ha aclarado, en contra de lo que decía Mederer, que el término gummy no puede ser entendido como un término descriptivo para gominolas.

…La marca gummy se ha convertido con los años en un término altamente distintivo en España, lo que imposibilita que otras marcas lo utilicen de un modo descriptivo para identificar una golosina junto con otros signos.

La ley de marcas establece que cualquier término término idéntico o similar a una marca registrada que pueda generar riesgo de confusión o asociación en el consumidor entre productos iguales o similares de diferente procedencia no puede acceder al registro. El tribunal ha tenido en cuenta tres parámetros para alcanzar su decisión. Por un lado, el denominativo. El TGUE entiende que el vocablo gummy se reproduce en la marca de Mederer en su casi totalidad, pese a la diferencia de grafía que existe por cambiar la y por una i. Por otro lado, también se ha centrado en el parámetro conceptual y ha apuntado que se trata de un término de fantasía, que no tiene un significado para el público general español. Por último, la coincidencia fonética es evidente”

Ana Padial