Esta y muchas dudas me surgen cuando recuerdo toda la información que le he proporcionado a internet sin problema alguno, a donde va?, quien es el poseedor?, para que la ocupa?, me están vigilando?. Esto sin contar con que los gobiernos del mundo nos están espiando a cada movimiento que detectan.

Y en cuanto a la ley, nos protege ante estas situaciones ,podemos elegir que es lo que queremos borrar?

Enfoquemonos en America Latina, su pasado represor y dictador hacen que la gran parte de las naciones este en contra de el mal llamado Derecho al olvido, ya que lo que se busca no es olvido como tal si no la “desindexación” de los buscadores con hacía nuestra identidad.

Es evidente que la brecha legislativa referente a datos personales es abismal entre la UE y America Latina,  ya que para ellos el tratamiento de datos personales es un Derecho Humano fundamental, puesto que pone en riesgo la identidad de los titulares de la información, por su parte, en América Latina, el marco de acción en el tema lo otorga la Convención Americana de Derechos Humanos. Por estas diferencias, no se puede extrapolar, en los mismos términos, la sentencia del Tribunal de Justicia Europea a nuestra región.

Aunado a esto, es mayor el número de demandas que se presentan referentes al manejo de datos personales, en su mayoría por  la vinculación de los motores de búsqueda con artículos o información que hacen identificable o juzgable a cualquier individuo.
Pero muchas de estas quedan precisamente en el olvido y no figuran como iniciativa para una legislación en cuanto a nuestros datos dentro de la web.

Tatuaje-Google-3-ReadWriteWeb-es

Podremos citar uno y mil asuntos referentes al tema, más no lo haremos puesto que al final ninguno de ellos es un verdadero precedente.

La realidad es que nuestros datos ni siquiera se encuentran en nuestros países, es bien sabido que todo se acumula en las oficinas centrales del mayor buscador, California.
Entonces esto nos deja susceptibles a manipulaciones por parte de los empresarios yankis?

Al momento la solución para mantener nuestra identidad segura es abstenerse todo contacto con la web, acción que de solo pensarla me hace sentir retrograda.