Richard Prince, su obras están basadas principalmente en trabajos de otros artistas, en especial fotógrafos, mismos que lo han acusado de plagiador en más de una ocasión.

Su primer conflicto con el copyright fue en contra de Patrick Cariou, quien interpuso demanda de infracción de derechos de autor en 2009 y fue hasta 2011 que el distrito Sur de NY sostuvo que en efecto Prince infringía los derechos de autor, a lo que éste apeló el fallo, que resultó favorable ahora para Richard, donde el argumento se basó en que Prince no utilizó las obras de Cariou en su totalidad, y solo sustrajo recortes o pedazos de éstas.

“Derechos de autor nunca me ha interesado. Durante la mayor parte de mi vida que poseía la mitad de un equipo de música, así que no había ninguna razón para que me demandaran, pero eso ha cambiado ahora y es interesante … Así que, a veces es mejor no tener éxito y ser conocido y se puede salir con la suya mucho más. Yo sabía lo que estaba robando hace 30 años, pero no importaba, porque a nadie le importaba, nadie estaba prestando atención “.

-Richard Prince

El 30 de Diciembre de 2014 Donald Graham, otro fotógrafo afectado con el arte de Prince presentó una demanda por violación al copyright de una de sus obras. Pero la única modificación que realizó Price a la obra de Graham, además del tamaño, agregó en los comentarios debajo de las imágenes  emojis y frases extrañas.

Captura de pantalla 2016-01-07 a las 19.38.00

Graham argumenta en su denuncia que la reproducción de Prince, no se modificó de manera adecuada como para justificar y hacerla obra propia, puesto que las modificaciones no se realizaron de la manera adecuada.

Captura de pantalla 2016-01-07 a las 19.19.23ObraOriginal.

¿Hasta dónde se ha abierto una nueva brecha para la transformación de obras creadas por Prince?, cuantos de sus detractores están utilizando estas nuevas técnicas?

Estos actos de usurpación hicieron ruido en las redes sociales y muchos usuarios de Instagram notaron que Prince tomo fotografías suyas para realizar una nueva obra donde su precio asciende a los $ 90, 000.00 US, y al igual que en los anteriores casos, Prince no pidió autorización de los mismos.

Fueron pocos los creadores de las obras en Instagram que decidieron tomar cartas en el asunto, pero la realidad jurídica es que ninguna de esas obras estaba registrada antes de la creación de la nueva obra, por ello se le atribuyó el arte a Prince.

Gran parte de los artistas saben sobre la Ley de derechos de autor, pero ¿cuántos de ellos registran sus obras? ¿saben los alcances de éstas? ¿sus limitantes? ¿Ganancias? ¿Regalías? etc.

Y entonces Prince es un usurpador o el Rey de la “Trasformación”?

Captura de pantalla 2016-01-07 a las 19.38.36