El fútbol mexicano está viviendo un momento incómodo y una disputa de declaraciones entre futbolistas nacidos en México y no nacidos en el país. En los últimos días, se suscitó una polémica por la cantidad futbolistas extranjeros que han llegado a la Liga Bancomer MX.

El problema radica en que los jóvenes jugadores mexicanos no tienen lugar en los clubes, e incluso expresaron su malestar a través de una carta para que se controlen los fichajes a foráneos, respuesta a unas declaraciones del futbolista de Pumas, Daniel Ludueña quien dijo que la culpa no es de los extranjeros, sino de la comodidad en que viven los futbolistas aztecas.

Después de esto cabe destacar que casi la mitad de los futbolistas de la liga mexicana son nacidos fuera del país. Hasta el momento, son 396 los jugadores registrados en la Liga MX (Primera División), de los cuales 83, son extranjeros; además de 58 son naturalizados y 19 son méxico-estadounidenses, mientras que 236 son futbolistas nacidos en México.