El ex jugador del Inter, Roma, Parma, Corinthians, Flamengo, entre otros grandes clubes, el brasileño Adriano Leite Ribeiro, marcará un precedente en el fútbol mundial. Además de sumarse al plantel del Miami United de la NPSL, una especie de cuarta división en Estados Unidos, donde será parte de los propietarios.

Adriano será dueño del 40% del club y su idea es atraer más patrocinadores a la National Premier Soccer League, una liga de menor jerarquía en los Estados Unidos.

Así, será socio, presidente y jugador, un hecho poco usual en la historia del fútbol y del deporte profesional en general. No será la primera vez que algo así suceda. Falta con recordar los casos de Humberto Filizola, que con 44 años en la temporada 1993-1994 cuando se desempeñaba como rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y aprovechando que era dueño de los Correcaminos que en ese entonces jugaban en Primera División, debutó como futbolista y lo hizo disputando 29 minutos ante el América y no sólo eso, sino que casi le mete un gol a Adrián Chávez. Otro caso es por ejemplo el de José Antonio ‘Cheto’ Leaño que debutó con los Tecolotes de la UAG en Primera División en 1998 ante Cruz Azul y su carrera duró 14 años, desempeñándose también como directivo y CEO de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Un caso más en el deporte se produjo también en la NHL. Mario Lemieux que está considerado uno de los mejores jugadores en la historia de la competencia, siendo dueño desde 1999 de los Pingüinos de Pittsburgh y retirándose entre 1997 y el 2000, para volver en la Temporada 2000-2001 para jugar hasta la 2005-2006. Llegó a ser seleccionado nacional de Canadá en cinco torneos, ganando tres. Además, participó en el Juego de Estrellas de la Liga diez veces y metió 13 goles.