Y cuando uno piensa que todo marcha bien, siempre llega algún problema… Así le ha pasado a David Beckham y sus socios respecto a su franquicia en Miami dentro de la MLS. Ahora, el ex futbolista profesional y actual empresario se vio forzado a desechar la idea de construir un estadio en Miami, aunque no se descarta realizarlo en otro lugar de Florida.

El lugar descartado esta vez era un espacio ubicado al lado del estadio de los Miami Marlins, y era la tercera ubicación elegida por Beckham y socios, pero la negativa del Ayuntamiento y la decisión de los vecinos de no vender sus tierras fueron decisivas para desechar dicha opción. El comisionado de Miami, Francis Suárez, confirmó a NBC 6 que la negociación para la construcción del estadio de fútbol no estaba ya en la agenda de reunión del Ayuntamiento.

Los dos primeros lugares elegidos por el inglés en el Puerto de Miami fracasaron por la oposición de varios sectores afectados, como el de los cruceros, además de asociaciones de vecinos y ambientalistas.

El plan trazado por el Beckham United Group no pudo concretarse ya que los vecinos no vendieron sus propiedades al precio ofertado por este grupo, lo que colmó la paciencia de los inversores y terminó por complicar el proyecto.