La gran mayoría de los mexicanos que viaja en el metro o recorre los fines de semana los tianguis en conocidas colonias populares de nuestra ciudad, en ocasiones se detiene a comprar la recopilación del género musical o artistas favoritos en formatos piratas. Esto es un Delito contra de la Propiedad Industrial y los Derechos de Autor.

Cito que en el año 2011, American Chamber of Commerce México publicó una encuesta sobre hábitos de consumo de productos piratas  y concluyo que 8 de cada 10 personas encuestadas aceptaron haber adquirido o bajado de Internet algún producto pirata;  de este 80%, el 47% se encuentra en un rango de edad de entre los 16 y los 30 años..

Los ciudadanos encuestados y gran parte de nosotros estamos conscientes que la piratería es ilegal pero decididimos consumirla dado su precio más “competitivo” con relación a su original, siempre y cuando, claro está, el producto que se consume no afecte su salud o su seguridad

Pero al saber que estas cometiendo un delito y un detrimento al trabajo intelectual y autoral, de músicos, compositores o editores; que aunque sabemos que no lo vemos al pagar estos productos es como ellos obtienen el pago y remuneración de esta labor.