Los COVERS son interpretaciones de obras musicales que tienen por objeto imitar una interpretación preexistente de dichas obras musicales. Es decir, no se trata de interpretaciones ordinarias, sino interpretar de manera diferente una melodía que habitualmente fue un éxito comercial, sin llegar a ser una copia fiel de la misma.

En materia de propiedad intelectual, para comercializar tales prestaciones, no cabe duda de la necesidad de contar con la oportuna autorización del titular de los derechos de autor sobre las obras o composiciones musicales que se interpretan, ya sea para su reproducción mecánica a través de un fonograma (CD, casete, vinilo, etc., la cual debe ser solicitada por el productor de dicho fonograma), para su comunicación pública en un evento en directo (solicitada en la práctica por el organizador del espectáculo o por el propietario del auditorio), o para su puesta a disposición en internet (solicitada por la correspondiente tienda o plataforma digital).

Por  lo que resulta prudente solicitar tanto la autorización del titular de los derechos de autor sobre la obra a interpretar, como la autorización del titular de los derechos sobre la interpretación a imitar, ya que, frente a usos no autorizados, el primero puede hacer valer sus derechos de autor, y el segundo puede emplear los medios ofrecidos por la normativa en materia de competencia desleal. Todo ello sin perjuicio, en su caso, de atender al derecho de marca del grupo o artista cuyas interpretaciones se pretenden imitar.

En esta ocasión como parte de la campaña de una importante firma protagonizada para Cara Delevingne y Kate Moss; Chromatics rindió tributo a Cyndi Lauper al interpretar su propia versión del clásico “Girls just wanna have fun”, la cual convirtió en “Girls just wanna have some”, además de otras siete variaciones del tema, las cuales forman parte de un mix que lanzaran en días próximos.