Sam Larson  es un artista basado en Portland, Oregon, que se dedica a vender su obra a través de su tienda en línea. Con más de 243,000 seguidores, Larson afirma que el plagio es algo con lo que básicamente ha aprendido a vivir, porque se ha encontrado con cientos de productos con una excesiva inspiración en su trabajo, pero le parece terrible que sea una empresa tan grande como Forever 21 quien lo haga.

“Es desgarrador ver mi arte convertido en un producto sin mi permiso para sacar provecho de él”, declaró Larson a un medio noticioso. Enojado, el artista compartió en su cuenta de Instagram esta fotografía en la que compara ambos diseños, y exige a la cadena estadounidense que le pague regalías por su obra (porque además la camiseta fue tan popular que ya se ha agotado).

wild-700x525c

Larson, quien ha acusado a la marca de robar el diseño y tipografía de esta ilustración que él hizo hace 2 años.