Es poco conocido el tema respecto a los beneficios que se obtienen al realizar el registro de obras de propia creación; que además de ser importantes son necesarios si llegaran a generar algún ingreso.

El registro y la titularidad de obras, es un derecho que otorga el estado en favor de los creadores de distintas obras, ya sean pictóricas, musicales, literarias, etc.

Conociendo esto y teniendo la oportunidad abierta para realizar este registro, existen dudas sobre qué beneficios reales se obtienen.

Es importante mencionar que los autores tienen los derechos que a continuación se muestran desde el momento en que sus obras son fijadas en un soporte material; sin embargo la obtención del Titulo de Registro de Marca es la principal herramienta para lograr que incursione en el comercio, pues en este se reconoce la autoría, lo que funciona como prueba fidedigna de que es reconocido como autor.

– El principal beneficio, como ya se dijo, es ser reconocido como el Autor Originario, lo que es indispensable si la obra (de cualquier tipo) obtuviera algún fama.

– Tener la decisión de querer o no que la obra sea modificada.

-Decidir si pretendemos que se dé a conocer.

– Aprobar cómo es que quieres que se utilice.

monedas



Como se señaló, existen beneficios económicos que se generarán dentro del comercio, estas serán la ganancias que se produzcan por la utilización de estos derechos, recordemos que muchas generan miles de pesos, que inclusive llegan a sorprender al propio autor. Estos son:

– Explotar de manera exclusiva la propia obra.

– El cobro de regalías.

– Tener este tipo de ingreso por varias generaciones, pues estos derechos tienen una duración de 100 años después de la muerte del autor (en México).

Aunado a estos beneficios, también es recomendable realizar los registros a manera de prevención, pues como podemos notar en la actualidad se habla de  cientos de violaciones a estos derechos por desconocimiento del tema.

Con ello también se evitarán demandas, las cuales serán necesarias si se diera algún tipo de imitación, uso indebido y/o sin autorización; demandas que además de ser agotadoras, generarán gastos en abogados y sin fin de cuestiones que derivan solamente por omitir este registro.

Ahora ya conoces algunos de los muchos beneficios que se obtienen al registrar tus propias obras, decídelo.