Es común agregar canciones al producir películas, cortometrajes, series de televisión, vlogs, o cualquier producción audiovisual. Pero sí no tomas en cuenta las siguientes consideraciones, puedes destinar tu trabajo final a modificaciones sustanciales.

La mejor opción para ambientar tu producción audiovisual sin duda alguna es la música, pero utilizar cualquier canción involucra temas legales inevitables. Toda rola es considerada una obra por las legislaciones sobre derechos de autor, es decir que cuenta con la protección a favor de sus creadores.tumblr_ltdptn99zZ1qzhhwvo1_500

Una pieza musical cuenta con diferentes derechos de autor: Compositor musical; Compositor lírico; Producción.

Entonces para poder utilizar una canción en tu producción debes tener autorización de cada autor involucrado. En la práctica, el procedimiento para obtener dicha autorización (licencia de sincronización), consiste en contactar con la disquera quién controla los derechos por la grabación (master) y con la editora que se encarga de recaudar las regalías para los compositores (publishing).

tumblr_nn4ccjNXCY1st83zyo1_500

Los precios para conseguir una licencia son variados según el alcance y fines de tu producción. Siempre recuerda que sí decides publicar tu producción con canciones sin autorización, puedes arriesgarte a ser demandado por infracción a derechos de autor (en el peor de los  casos) o  ser requerido por los titulares para eliminar la canción y por lo tanto modificar tu creación.

Precaución al utilizar las canciones, aún sí decides emplear contenido libre de derechos, asegúrate que la autorización aplique a un trabajo como el tuyo.