La situación vivida en el último día de fichajes en Europa ha provocado un daño de proporciones aún no calculadas para la imagen de marca de tres protagonistas, una verdadera crisis de reputación cuyo alcance y contenido de la misma aún está por determinar.

1. Real Madrid

Si hay una entidad cuya marca va a quedar seriamente dañada por la incomprensible situación vivida en la noche del cierre del mercado de fichajes en las oficinas tanto de La Liga como del propio estadio Santiago Bernabéu es la propia marca Real Madrid, que de la mano de su presidente, Florentino Pérez, ha visto como el fichaje del internacional español se ha ido complicando hasta complicar más la ya de por sí difícil situación que se adoptó en el club blanco con la salida de Iker Casillas.

El fichaje de David De Gea era visto en la entidad blanca como la salvación para tratar de recuperar algo del daño provocado por la no bien gestionada mediáticamente hablando salida de Casillas de la entidad. Un fichaje mediático de última hora, a los que tan acostumbrados tiene Florentino Pérez a la afición madridista (fichajes de última hora fruto, por otro lado, de estudiadas estrategias de marketing que tratan de acaparar la atención mediática dentro del último día de fichajes a favor del club blanco) se veía como el bálsamo ideal para tratar de recuperar una imagen, la del Real Madrid, seriamente dañada por el caso Casillas. A pesar de tener la portería bien cubierta con Keylor Navas y Kiko Casilla, desde la planta noble del club consideraron necesario adelantar la incorporación, un año antes, de David De Gea, prevista para el año que viene, cuando quedaba libre.

2. Jorge Mendes

El mayor representante de jugadores de futbol que jamás haya visto este deporte. Cualquier movimiento dentro del mercado pasa, directa o indirectamente, por las manos de un Jorge Mendes que ha visto como este frustrado fichaje va a pasar factura a su imagen de marca de igual manera que le sucede a la del Real Madrid. Con casi 500 jugadores bajo su agencia, Jorge Mendes firmó hace ahora a uno de los llamados a ser mejores guardametas del mundo en el corto y medio plazo: un David De Gea cuya estancia en Inglaterra no llegó a ser nunca bien asimilada por el jugador, que ansiaba volver al fútbol español.

La incorporación al portafolio de jugadores representados por el agente portugués tenía un objetivo claro: devolver al ex del Atlético de Madrid a la Liga Española y si podía ser posible, a su gran objetivo desde que comenzó a sonar su nombre como sustituto de Casillas: al Real Madrid. Nada ni nadie llegó a poner en duda en algún momento la insuficiencia o incapacidad del siempre todopoderoso Jorge Mendes  para no lograr desembarcar a David De Gea en el conjunto blanco.

Todo era redondo para los intereses de Mendes. El Madrid debería afrontar una operación que rondaría los 40 millones de euros (recordemos que el año que viene llegará a costo cero al finalizar su contrato con el Manchester United) de los que el representante se llevaría una importante tajada. La no llegada finalmente de De Gea y por asuntos burocráticos ha dejado fuertemente afectada la principal línea de flotación de la marca Mendes.

3. Adidas

Con Iker Casillas en el Porto, Adidas necesitaba un nuevo estandarte en el Real Madrid. Los últimos movimientos de Nike en torno al conjunto blanco (casi el 60% de la actual plantilla madridista son embajadores de la firma norteamericana) obligaban a la firma alemana a actuar y lo más rápidamente posible. Y la solución pasaba por la llegada de David De Gea. El guardameta que fue representante de Nike, finalizó su alianza con la marca de Oregon a finales de la temporada pasada.

Sin embargo, la pretemporada de este año vino a demostrar que De Gea ya había elegido su siguiente destino como embajador: Adidas se había anticipado a sus rivales. De Gea lleva luciendo desde el pasado mes de junio tanto botines como guantes de la marca alemana. ¿Pero qué espera Adidas para presentarlo? Principalmente, su incorporación al Real Madrid. La supuesta llegada de De Gea al Real Madrid habría dado la vuelta al mundo mediáticamente hablando, momento que aprovecharía la firma para presentar en sociedad a su nueva incorporación.

Pero el vuelco de última hora en las negociaciones provocará una situación de la que Adidas quería huir a toda costa: la permanencia de un De Gea en el Manchester United muy probablemente relegado durante toda la temporada a la grada o al banquillo de Old Trafford en el mejor de los casos. Y a pesar de las voces que afirman que al fin y al cabo el United no deja de ser otro club Adidas, no eran esos los planes que tenían reservados en la firma para De Gea.

Un fichaje mal gestionado y mal llevado desde el principio y tres importantes marcas que van a sufrir, las consecuencias de un frustrado movimiento de mercado.