La tecnología aplicada al deporte también llegó al trabajo en los campos de juego. El Real Madrid dio un paso más en su trabajo vanguardista y completó la instalación de un nuevo césped en el Santiago Bernabeu, con una base artificial sobre la que crece el césped natural.

En total, el Cuadro de Chamartín importó 8500 m2 de césped desde Milan, en una técnica que sienta precedentes en España.

Este nuevo césped tiene mayor resistencia al desgaste, cuenta con un mayor nivel de drenaje y evita que los jugadores apoyen mal sus pies por las irregularidades.