Continuando con el apasionante mundo de los Derechos de Autor, hoy hablaremos un poco sobre escritores; esos seres que cuentan con la virtud de provocar a través de la palabra. Aunque tal virtud no los exime de ser objeto de malos tratos y abusos por parte de las editoras, es por ello que aquí te presento las cuestiones que debes considerar si pretendes publicar tu libro.

Comencemos por mencionar que las Obras Literarias se encuentran protegidas por la ley sin necesidad de acudir a ningún tipo de editorial; sin embargo, se vuelven muy útiles para los autores cuando pretenden distribuir en un mayor rango sus obras y desde luego obtener ganancias.

Esto se lleva a cabo a través de  contratos que reciben el nombre de Contratos de Edición de Obra Literaria, en este tipo de contrato la editorial se obliga a se obliga a reproducirla, distribuirla y venderla.


impresion-de-libros-




Es importante mencionar que en ellos se otorga la transmisión temporal de los derechos patrimoniales, es decir las ganancias que se generen con la venta de tus libros esto es por tiempo determinado. Pero siempre otrogándote parte de las ganancias que su venta genere.

Deberás estar atento de lo que se estipule en dichos contratos sea de manera clara, precisa, y por escrito tomando en cuenta los siguientes puntos:

– La fecha en que serán puestos a la venta dichos ejemplares.

– La remuneración que tú, el autor, tendrá por cada libro vendido;

– La fecha de pago de éstas regalías; estipular que sea anual, es lo más conveniente.

– La duración del contrato. Este punto es de suma importancia, debes considerar que las firmas por tiempo prolongado, podrían provocar el desecho de tus libros de no venderse;

– Aclarar qué sucederá si los ejemplares no se vendiesen y el contrato aun no vence.

– Especificar que sólo será para distribución nacional, y en cierto idioma; si ese fuese el objetivo;

– y desde luego el precio por cada ejemplar;

Recuerda que sí las obras se agotan antes de que el contrato termine, este se dará por finalizado, pues se ha agotado el objeto que le dio vida.