A sus 34 años, y con el 100% de sus derechos de imagen en propiedad tras su llegada al Porto, Iker Casillas aconsejado por su representante, Carlo Cutopría, decidió dar un paso hacia adelante con vistas a su futuro con la creación de la compañía Casillas World SL, que en su razón social dispone será “la representación, asesoramiento e intermediación en la contratación de profesionales o no, de toda clase de deportes, sin perjuicio del cumplimiento de la legislación laboral vigente”.

De este modo, Iker Casillas se suma a la nueva moda dentro de los futbolistas de convertirse en agentes y representantes de deportistas, tal y como ya lo han hecho futbolistas o ex futbolistas como Dani Alves o Carles Puyol. Así lo declara al menos Cutropía en una entrevista concedida a La Celosía, donde afirma que el guardameta estaría de este modo preparando el terreno para su futura actividad profesional, aunque deja una puerta abierta a la posibilidad de dedicarse en el futuro a labores de entrenador.

Casillas y sus negocios comerciales procedentes de la explotación de sus derechos de imagen le reportan al jugador unos ingresos de casi 3 millones de euros anuales, cantidad que ahora irá íntegra a las arcas del futbolista.