Hace unos días la Liga parecía que había alcanzado un acuerdo para comenzar con la venta centralizada de los derechos televisivos esta temporada, ya que el Real Decreto entraba originalmente en vigor en la temporada 2016-17.

El acuerdo habría ‘liberado’ de sus obligaciones individuales a los 38 equipos con contrato en vigor con Mediapro para la temporada 2015-16. A cambio la LFP ofrecía a Mediapro la posibilidad de gestionar la venta de los derechos internacionales durante los próximos cinco años.

Como agente, Mediapro garantizaba una cantidad mínima de 400 millones de euros e ingresaría 50 millones en caso de alcanzar un precio de venta de 450 millones. En caso de superar dicha cifra el grupo de Jaume Roures recibiría además un 25% de los ingresos asegurados por encima de ella.

Telefónica, que controla los derechos de cuatro clubes (Barcelona, Espanyol, Celta y Real Sociedad), y el Real Madrid mostraron su desacuerdo con dicha medida, tanto así que el club blanco denunciaba a la LFP ante la Comisión Nacional de Mercados y Competencia.

El motivo del desacuerdo es que en caso de comenzar la venta centralizada en la temporada 2016-17 Mediapro no recibiría comisión alguna ya que no tendría acuerdos en vigor con los 38 clubes en cuestión.

Por ello, el 29 de junio, según publicaba la Cadena Ser, “Telefónica” presentaba a la LFP una oferta de 450 millones por los derechos internacionales para las próximas tres temporadas. Así Telefónica superaría la cantidad mínima garantizada por Mediapro sin que ésta ingresara comisión alguna como agente.