Derechos que tiene el autor sobre su obra

Como autor de una obra, todos los derechos sobre esta le pertenecen al autor desde el momento en que ésta pasa a un formato físico. Mientras es sólo una idea no se puede registrar, pero una vez que pasa a ser una partitura, una grabación… Todos los derechos pertenecen al autor, automáticamente. Esto es lo que quiere decir que una obra tiene “todos los derechos reservados”. Es la situación por defecto de cualquier obra en el momento de su creación.

¿Por qué es bueno registrar la obra?

Es bueno por dos razones: para dar información y obtener una evidencia que sirva para proteger la obra. El registro facilita que otros usuarios puedan contactar con los autores, y reúne mucha información útil para llegar a acuerdos. Además, saber que la obra está registrada sirve de elemento disuasorio para prevenir plagios. Registrar un trabajo proporciona una prueba jurídica para defenderse en caso de usos indebidos. Lo que le da validez es la imparcialidad de un tercero, el registro de propiedad intelectual.

Al utilizar el contenido de otros músicos siempre se debe contar con su autorización. Ésta puede ser explícita o puede darse de manera más rápida, con una licencia de uso libre, por ejemplo. Hay licencias, como las Creative Commons, que los autores pueden utilizar cuando no les interesa reservarse todos los derechos de una obra. Por ejemplo, tal vez quiera que otros utilicen su música en sus proyectos, sin que me pidan permiso. Eso puede especificarse indicando que la obra tiene una licencia que permite que se utilice, con o sin restricciones. Todo se especifica en la propia licencia para agilizar el proceso. Pero en caso de que no se sepa la licencia, la obra tiene todos los derechos reservados por defecto. En ese caso habría que contactar con el autor siempre antes de utilizar su música de forma pública.

Registro de obras y propiedad intelectual en internet

Internet hace que la conexión entre músicos y fans sea más rápida y directa. Registrar las obras, informar siempre del tipo de licencia bajo el que están registradas, utilizar enlaces fáciles de localizar para más información o para contactar con los músicos y autores, hará todo mucho más sencillo a los fans y a cualquier persona interesada en dicha obra.  A día de hoy los registros digitales son cada vez más utilizados, ya que son más cómodos de utilizar, más económicos y prácticos, adaptándose a la realidad de los autores en Internet. Registrar una canción es tan sencillo como subir el archivo en mp3 y rellenar la información en unos minutos desde casa. Éstos son algunos casos de éxito en casos de plagio en Facebook y Amazon.