El primer ministro japonés Shinzo Abe anunció que se detendrán las obras para construir el Estadio Olímpico presupuestado en 2.2 billones de dólares y que alojaría a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Según fuentes oficiales, se debe a lo costoso del diseño (similar a un casco de bicicleta gigante) y a la decisión de buscar uno nuevo igual de útil pero minimizando los costos al máximo.

El estadio original iba a ser sede, además, de la Copa del Mundo de Rugby 2019 que se disputará en Japón y ya se anunció que las nuevas obras no estarán listas para entonces. World Rugby expresó su gran decepción al respecto y le pidió explicaciones al Comité Organizador japonés. Japón junto a China y Singapur serán sedes de dicho evento.