Sergio Ramos, a través de René Ramos, su hermano y representante, ha considerado que es el momento para que Real Madrid renueve al alza la actual vinculación que mantiene con el defensa central y para ello, ha solicitado percibir, según varios medios españoles, alrededor de 10 millones de euros anuales, una petición que se ha encontrado con la negativa de Florentino Pérez.

Así, esa petición de un salario de 10 millones de euros (Sería el segundo mejor pagado en Real Madrid, por detrás de Cristiano Ronaldo), Ramos se ha encontrado con el “No” tajante del Real Madrid que considera que como máximo se podrían llegar a abonar por el sevillano unos 7,5 millones de euros. Pero, ¿en qué se ampara el Real Madrid para decir “No” a Ramos con el riesgo de poder llegar a perderlo?

Una de las premisas que instauró Florentino Pérez cuando llega al Real Madrid en su primera etapa fue lograr obtener por parte de los jugadores que fichaban por el club blanco casi la mitad de los derechos de imagen del mismo.

Por tal motivo cuando el representante y hermano de Sergio Ramos planteó al Real Madrid su petición de 10 millones de euros anuales, en la entidad blanca rápidamente se agarraron a los derechos de imagen que obtiene el jugador: apenas algo más de 2,5 millones de euros al año, uno de los que menos obtienen por derechos de imagen. El incrementar su salario a los 10 millones de euros netos implicaría el tener que asumir unos costes elevados para el Real Madrid, con el problema de no poder recuperarlos vía derechos de imagen, de los que el Madrid obtiene con Sergio Ramos algo menos de 1 millón de euros anuales.