Tras dejar el fútbol, Romario se involucró en la política brasileña. Es actualmente senador por Río de Janeiro. Pero ahora, el Chapulín fue nombrado al frente de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) que deberá investigar la corrupción en la FIFA y su vínculo con la Confederación Brasileña de Futbol.

“Como presidente de la CPI del fútbol, voy a dar lo mejor posible atrás de ese objetivo, que es moralizar a nuestra fútbol. Estoy 100 por ciento preparado para encabezar un cambio definitivo en nuestro fútbol” dijo el campeón del mundo en Estados Unidos 1994.

En el FIFA Gate destapado el pasado mes de mayo, no estuvo ajeno de las investigaciones José María Marín, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol y mandamás del Comité Organizador de Brasil 2014.

Las investigaciones pusieron en clara sospecha la venta de derechos publicitarios de la selección brasilera, y los derechos televisivos de la Copa Confederaciones 2013 y el propio Mundial.

Ahora, la CPI encabezada por Romario junto a otros 11 miembros, deberán investigar durante seis meses todas estas denuncias e irregularidades.