Siempre y cuando se presenten razones que valgan ante la Gerencia de Competiciones de la ANFP, los clubes chilenos podrán vetar el ingreso de aficionados visitantes a sus estadios. Todo esto se da en una lucha por acabar con la violencia en los recintos de futbol.

Otra de las medidas de sanción, consiste en la creación del Registro Nacional de Aficionados, que desde 2016 será obligatorio.

Anteriormente, los clubes estaban obligados a dar el 5% de las entradas para los visitantes.