Al parecer las redes sociales comienzan a tomarse muy en serio la protección de Derechos de Autor.

Tal como sucedió con la escritora de comedia (freelance) Olga Lexell, quien al ver retuiteado uno de sus “comedia-tweets” decidió tomar medidas al respecto e hizo una petición a la red social.

Olga Lexell explicó que escribiendo bromas es como gana dinero, y los chistes son de su Propiedad Intelectual, que jamás autorizó a nadie para que pudiera hacer uso de ellos, y mucho menos sin darle crédito. Haciendo notar que muchas veces estos usuarios son la ya muy conocidos SPAM o páginas que se dedican a esta actividad de manera cotidiana.


pro





Twitter realizó una investigación a los usuarios que se habían visto involucrados y luego de éstas, reaccionó  bloqueando y eliminando dichos tuits, pues llegó a la conclusión de que estos actos vulneran los derechos autorales, todo con  fundamento en el Acta de Derechos de Autor Digitales del Milenio (DMCA por sus siglas en inglés)

Afortunada o desafortunadamente, este tipo de medidas sólo son aplicables en territorio de E.U.A