En 2013, Barcelona anunció la llegada de Intel como nuevo patrocinador del club, pero sorprendió cuando el patrocinio principal consistió en ubicar el logo de la empresa en el reverso de la camiseta Blaugrana.

Esta sociedad tecnológica llegó ahora a su fin, tras la confirmación de la rescisión del acuerdo válido hasta 2018.

Cuando comenzó la relación, Intel sumó toda su experiencia en el rubro tecnológico para potenciar las posibilidades de los jóvenes del club en La Masía y, además, estaba en mente un importante servicio de WiFi y tecnología para los hinchas en el Camp Nou.