En mayo de 2011, Interpol firmó un acuerdo con el máximo organismo del fútbol mundial, la FIFA, en base al cual se pondría en marcha el programa Integridad en el Deporte al que la entidad futbolística aportaría durante los siguientes diez años hasta 20 millones de dólares que irían destinados a poner en marcha una unidad que investigara la manipulación de las competiciones deportivas y los casos de apuestas fraudulentas dentro en el futbol. Ahora, cuatro años después, y a consecuencia del escándalo de corrupción y sobornos, Interpol puso fin a la relación.

Fue el Secretario General de la Interpol, Jürgen Stock, quien a través de un comunicado oficial suspendió el uso de las contribuciones financieras procedentes de la FIFA a la entidad.