Cinco familiares del futbolista brasileño, Robinho, resultaron este miércoles ilesos tras ser tomados como rehenes en su propia casa por parte de un hombre armado.

Según informaron fuentes policiales al portal de noticias ‘globo.com’, el delincuente aprovechó la llegada de la familia a la casa para invadir la vivienda, situada en la ciudad de Sao Vicente, a unos 100 kilómetros de Sao Paulo. El objetivo del hombre armado era robar.

Los agentes rodearon la casa y, después de cerca de una hora y media de negociaciones, lograron convencer el asaltante para que se entregara y liberara los rehenes, ninguno de los cuales resultó herido.

Las autoridades no divulgaron el nombre de las víctimas, y se limitaron a informar que se trataba de dos mujeres y tres hombres.

Robinho, que está en Chile disputando la Copa América, no comentó de inmediato el incidente, que es el segundo caso de ataque criminal al que se enfrentan miembros de su familia.

En 2004, la madre del delantero del Santos, Marina da Silva Souza, permaneció por más de un mes en poder de secuestradores antes de ser liberada, al parecer mediante pago de rescate.