Las intenciones de Roman Abramovich y la dirigencia de renovar Stamford Bridge y ampliar su capacidad, provocarían que el Chelsea tuviera que mudar sus juegos de local por las próximas dos o tres temporadas. Stamford Bridge actualmente cuenta con un aforo de 42 mil espectadores y se planea aumentarlo por lo menos a 60 mil.

Wembley y Twickenham aparecen como posibles nuevas “casas” para el equipo Blue. A fines de junio se hará una presentación al público y a los socios del club donde se presentará el proyecto y se explicarán mayores detalles.

Un movimiento a Twickenham no podría hacerse, por lo menos, hasta la temporada 2016-2017, ya que el estadio inglés acogerá durante el próximo año el Mundial de Rugby.

“Nos contratan regularmente por parte de varias organizaciones, dentro y fuera del deporte. Es una amplia gama de oportunidades para lo que creemos que es un estadio de clase mundial”, afirmó un portavoz de la RFU al Times. “Hemos tenido una consulta del Chelsea, pero no hemos tenido conversaciones. No hacemos comentarios de alguna conversación específica y confidencial, cada solicitud se considera, evaluándose una serie de factores, tales como el efecto sobre el terreno de juego, disponibilidad, transporte, etc.” finalizó.