Josep Blatter apenas había ganado su quinto mandato al frente de FIFA, ente el cuál ha liderado desde hace 17 años. Su renuncia se da en medio del mayor escándalo de corrupción que afrenta el organismo en toda su historia y ante la presión de diversos sectores de la prensa, patrocinadores e incluso de sus mismos afiliados, luego que la UEFA, presidida por Michel Platini, se planteara recientemente la posibilidad de boicotear la Copa Mundial de Rusia 2018.

No es la primera vez que Blatter está ligado a escándalos de corrupción. En 1997, Blatter y Ricardo Teixeira, presuntamente por instrucción del entonces presidente Joao Havelange, cobraron millones de dólares para otorgar contratos de publicidad para la Copa del Mundo de Francia 1998. Blatter, entonces secretario general, fue exonerado pese a que se comprobó que depositó 1.5 millones de francos suizos a la cuenta bancaria de Havelange.

En 1998, Blatter ganó la elección para convertirse en presidente de la FIFA derrotando al presidente de la UEFA, Lennart Johansson.

En 2002 trascendió que Blatter pagó hasta 50 mil dólares a los delegados africanos que estaban en su mismo hotel previo a la celebración de las elecciones, rumor que Blatter ha negado constantemente.

En 2006, Jack Warner, vicepresidente de la FIFA y brazo derecho de Blatter, se encargó de la venta de boletos para la Copa del Mundo de Alemania en su país, Trinidad y Tobago, que había calificado a la contienda a través del repechaje. Algunos reportes arrojaron que Warner generó hasta 900 mil dólares en comisiones por lo que la FIFA abrió una investigación en la que sólo encontraron pruebas contra el hijo de Warner, no contra el directivo.

En el 2010 estalló otro escándalo con la designación de Rusia y Qatar como sedes de las Copas Mundiales del 2018 y 2022, respectivamente. Incluso Jerome Valcke (secretario general de la FIFA) pudo haber recibido un pago de 10 millones de dólares durante el proceso de selección para el Mundial de Sudáfrica 2010.

En 2011, el qatarí Mohammed bin Hammam enfrentó a Blatter en la votación para ser presidente de FIFA, pero antes de la votación, el directivo enfrentó acusaciones de corrupción desde el Caribe.

Primero, Blatter se comprometió con la CONCACAF a realizar una donación oficial por parte de la FIFA por 1 millón de dólares, mientras que Bin Hammam intentó pagar 40 mil dólares a cada asociación provocando la acusación por pagos indebidos.

En el Mundial Brasil 2014, una investigación descubrió la venta ilegal de entradas para los partidos que habían pertenecido al ex presidente de la AFA, Julio Grondona.

Y así hasta estos días donde Blatter y el mundo vieron el arresto de diversos de sus colaboradores por parte del FBI, acusados de lavado de dinero y corrupción. Aquí un poco el historial turbio de la FIFA durante los 17 años de mandato del suizo Joseph Blatter quien este 2 de junio de 2015 y ante la presión de todos los sectores mencionados se vio obligado a renunciar a su cargo como mandamás del organismo que rige el “deporte más hermoso del mundo” como diría Luis Omar Tapia.