La popular empresa de ‘streaming’ de Spotify presentó en Nueva York su nueva transición en la que se introducirá progresivamente al vídeo, ofreciendo producción propia en vídeo y audio, servicios informativos, podcast y un acercamiento más emocional a los usuarios.

No solo un servicio para escuchar, sino también para ver, era la estrategia empresarial que todos esperaban para competir con la reciente Tidal o aglutinar el servicio de YouTube. El avance de formato  fue, de momento, nulo: un servicio informativo de Vice News, un programa cómico de producción propia, titulado “Nerdist”, y los sketches de “Comedy Central”, aunque se mencionaron que podría haber colaboraciones con grandes cadenas como BBC o ABC.

La empresa de origen sueco, cuenta actualmente con 60 millones de usuarios activos (15 millones de los cuales son suscriptores de pago) desvió la mirada hacia su punto fuerte desde los inicios en 2006: la música. En este ramo anunció el fichaje de DJ Tiësto, en lo que han llamado “Spotify Running” creando música para hacer deporte que se adapta al ritmo de cada usuario.

La empresa tiene actualmente un catálogo de 25 mil millones de horas en música y ahora juega a adivinar lo que le apetece a cada usuario en cada momento: cuando se levanta, se mete en la ducha, va a la cafetería, en el transporte público, etc. Y en esa línea ha creado la iniciativa Now. A través de las canciones escuchadas previamente, el programa mandará recomendaciones que se adapten con más precisión al gusto y al estado de ánimo del usuario.

En el futuro, tienen preparado para el lanzamiento varias actuaciones especiales de grupos para Spotify o vídeos sobre el proceso de creación de los trabajos musicales de los artistas.