Un poco de como nacieron los derechos de autor al rededor del mundo.

El influjo del Convenio de Roma se ha dejado sentir en las legislaciones nacionales que incorporan la protección de los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes  a sus respectivas leyes.

Ejemplo, en Francia la protección a ala interpretación de obras literarias se incluyo en 1957 y gracias a el caso FurtwÄngles alcanzó un gran relieve al lograr con éxito la reclamación del célebre director, más tarde continuada por sus herederos, frente a una reproducción en discos de su grabación de las Sinfonías de Beethoven realizadas para la radiodifusión, alegando que requería distintas condiciones técnicas según el medio de difusión.

En aquel tiempo se reconocía al artista ejecutante el derecho a prohibir una utilización de su ejecución distinta a la autorizada por constituir un “ataque al derecho del artista sobre la obra que significa su interpretación”; En lo personal ahora entiendo el porque se dice que esta decisión era una prefiguración del derecho a los artistas o ejecutantes.

En Alemania por otro lado en 1965 se dedica una sección a la protección del artista en relación con sus actuaciones y le concede el derecho a prohibir cualquier deformación o modificación de su actuación que por su naturaleza pueda lesionar su prestigio o reputación de artista interprete o ejecutante.

En Italia se reguló en 1941 los derechos de los artistas bajo la disposición de que el derecho moral puede oponerse a la difusión, transmisión o reproducción de su obra así como cuando se pueda redundar en perjuicio de su honor o reputación.

Por su parte el código portugués de 1985 dedica su Título III a los derechos conexos los cuales reconociendo a los artistas intérpretes o ejecutantes que define el derecho a su identificación, indicando aunque sea abreviadamente su nombre o seudónimo, considerando ilícitas las utilizaciones que desfiguren una actuación que la desvirtúen en sus propósitos o que afecten al artista en su honra o en su reputación.