Google Fiber empezó con correos de aviso a quienes descargaban material protegido por derechos de autor y ahora se han convertido en multas de entre 20 y 300 dólares por parte de las compañías que poseen los derechos sobre el material que Google había detectado que se había descargado usando su servicio, y que esta empresa reenvía a los titulares de sus líneas de Google Fiber.

En TorrentFreak se pusieron en contacto con los responsables de Google para obtener comentarios al respecto y un portavoz indicó que la idea era la de ser lo más transparentes posible con este tipo de comportamientos. “Cuando Google Fiber recibe una queja de copyright sobre una cuenta, pasamos toda la información que recibimos al propietario de la cuenta para que la conozcan y puedan establecer la mejor respuesta para su caso”.

Los usuarios que reciben estas multas automáticas pueden optar por no pagarlas, lo que puede implicar que hay riesgos legales aunque en muchos casos, indican en TorrentFreak, no suele ocurrir nada. Aún así este tipo de mensajes pueden resultar muy intimidatorios para los usuarios de esas líneas. Pero con estos hechos Google tampoco muestra respeto a la privacidad de sus usuarios. ¿Qué opinan?