El gobierno de Francia expropiará a varias personas que comparten la copropiedad del lugar que recibe millones de visitas.

A través del organismo encargado de administrar el litoral francés, Conservatoire du Littoral, el gobierno de Francia expropiará a por lo menos 250 personas que comparten propiedad de uno de los mayores atractivos de la costa del Atlántico, la Duna de Pilat o Pyla, la mayor duna de Europa que recibe cada año a casi dos millones de turistas.

Hasta el momento el sitio natural, de unos 107m de altura y que ofrece excepcionales panorámicas del Océano Atlántico y de la Bahía de Arcachon, es administrada por el gobierno que para hacerlo debe negociar con los casi 250 propietarios lo que supone una tarea no fácil.

Así, de acuerdo con una funcionaria del Conservatoire du Littoral, desde negociar el estacionamiento hasta la construcción de la escalera que lleva a la cima de la duna ha sido muy complicado por la cantidad de propietarios privados que tienen derecho sobre el lugar que es usado para practicar sandboarding, entre otros deportes.

De esta forma la administración será más sencilla y se dará una mejor atención a los turistas cuando el estado sea el único propietario que pueda tomar todas las decisiones.

Para lograr lo anterior se ha destinado un presupuesto de 5.5 millones de euros al Conservatoire du Littoral para el pago de las indemnizaciones a los propietarios expropiados, en un proceso que se prevé quede concluido en un plazo de tres años.

La Duna de pilat o Pyla se localiza en la costa de Aquitania en el suroeste de Francia. Esta circundada por un bosque y el conjunto fue declarado en 1973 Gran Sitio Nacional, para en 1994 quedar clasificado formalmente como “gran sitio natural de interés paisajístico y científico”.