¿Recuerdan a Ultraman?

Las empresas UM Corporation y Tsuburaya Productions se enfrentan en los tribunales de Estados Unidos por la reproducción de capítulos de las series originales de Ultraman en YouTube, disputándose los derechos sobre los personajes de esta serie fuera del territorio japonés. Tsuburaya creó este personaje en la década de los 60, así como sus secuelas.

Ultraman es un personaje creado por Tsuburaya para el programa Ultra Q y Ultraman en 1966. El personaje es un superhéroe extraterrestre gigante con superpoderes que lucha contra monstruos gigantes, kaiju, y que ha aparecido desde entonces en docenas de series de TV, películas , videojuegos, etcétera. En nuestro país se transmitió por televisión en la década de los años setenta.

En la demanda presentada el martes en una corte federal de California, UMC acusa Tsuburaya de publicar episodios completos del programa de televisión de Ultraman en el sitio, lo que desde el punto de vista de UM  viola el acuerdo de licencia celebrado con Tsuburaya sobre los derechos del personaje.

Según la demanda, en 2008 le fueron transferidos a UMC los derechos sobre un contrato celebrado en 1976 en el que Tsuburaya otorgaba “inequívocamente” una licencia exclusiva, a perpetuidad, sobre todos los derechos de autor y marcas comerciales relacionadas con Ultraman existentes en ese momento, en todos los países distintos  a Japón. Esto incluye  a Ultraman Q, Ultraman Taro, Ultraman Ace, Ultraman Seven, entre otros.

Con base en esos derechos UMC ha celebrado contratos para distribuir en Estados Unidos las series de Ultra Q, Ultra Seven y Ultraman, y las películas de Ultraman Taro en DVD.

Además celebró otro contrato para distribuir las obras de Ultraman en Internet a través de YouTube, sin embargo, a través del sistema “Content ID” UMC descubrió que Tsuburaya ha publicado en ese mismo sitio 114 videos de las series de Ultraman sobre los que tiene derechos exclusivos.

La demanda también destaca que Tsuburaya afirma tener los derechos sobre Ultraman en 256 países, en clara violación al Acuerdo de 1976.

Estos reclamos de Tsuburaya, según la demanda, han escalado a tal magnitud, que distintos acuerdos que tenía UMC para la distribución y producción de obras relacionadas con Ultraman han sido cancelados.

UMC acusa a Tsuburaya de violar sus derechos de autor, incumplimiento de contrato, interferencia intencional en relaciones contractuales, y quiere que el tribunal le reconozca los derechos exclusivos sobre Ultraman fuera de Japón, incluyendo a YouTube que permite a los proveedores de contenido especificar geográficamente donde sus videos son visibles.