Hoy en día no es extraño ver nombres de los estadios de futbol con títulos de marcas comerciales. Ejemplos hay muchos: “Emirates Stadium”, “Etihad Stadium”, “Allianz Arena”, “Estadio Omnilife”, por mencionar algunos.

Un club con dueños visionarios en los negocios como el Manchester United con la familia Glazer comandándolo, no sería la excepción. Sin embargo y pese a la situación endeudada de la entidad roja decidieron rechazar ofertas para cambiar el mítico nombre de “Old Trafford” por alguna marca comercial.

Las cifras de la venta de los derechos llegaron incluso a los 28 millones de euros anuales, según informó el tabloide británico ‘Telegraph’. Quizá parte del rechazo de los Glazer es que era algo baja la oferta, ya que otros campos británicos que mantienen acuerdos con grandes marcas son mucho más altos, tales como el del Arsenal con Emirates Airlanes quienes pagan unos 40 millones de euros anuales o el Manchester City que se embolsa casi 50 millones cada año por medio con Etihad Airlines. Esa sería una de las razones de tal rechazo, o quizás quieran mantener intacto el nombre del “Teatro de los Sueños”.