La batalla legal por los derechos de la película llegó a su fin, aquí todos los detalles del litigio.

El juicio finalizó con un acuerdo entre las partes, el caso era MGM vs Paula Petrella, descendiente de Frank Petrella el autor del libro y guión sobre el cual se inspiraron para crear el filme. Petrella argumentaba que tras la muerte de su padre, los derechos de sus obras recaían  en su persona por lo cual presentó una demanda en contra de MGM Y 20th Century Fox en la cual se fundamentaba en la ley de Estados Unidos la cual establece que cualquier obra creada antes de 1978 al fallecer el autor, todos los derechos sobre las obras pasarán a sus herederos en vida.
Recordemos que Petrella murió en el 81 tras el estreno del filme, sin embargo Paula nunca presentó acción legal alguna hasta el 2009. Y es por lo mismo que gracias al lapso de tiempo que pasó MGM Y 20th Century Fox argumentaban por su parte que el caso había sido sobreseído. Sin embargo durante el 2014 La Corte Suprema de Estados Unidos revisó el procedimiento y permitió a Petrella el seguir adelante.
Luego de esto MGM afirmo que existía un acuerdo entre su padre y dicha empresa en la cual se cubrían todos los derechos y no obstante dado que todos los acontecimientos de la película eran históricos esto implicaba que eran de libre acceso.
Y ademas de todo lo mencionado Frank recibió 200.000 dólares al vender los derechos cinematográficos de su libro durante el 76 a Jake LaMotta, sin embargo la sucesora de Petrella argumentaba que dicha venta no incluía el guión firmado por el autor. Y justo cuando las cosas comenzaban a calentarse y ponerse interesantes para ir más allá, se alcanzó un acuerdo entre ambas partes, los detalles aún no se han hecho oficiales, pero todo indica que el fuego ya fué calmado.