Todo lo que necesitan saber los webcasters y como funciona un tanto la música para llegar a servicios como Spotify de manera legal.

Para la transmisión legal de música se busca aplicar la protección que provee la Ley de Derechos de Autor, las cuales cubren lo que son las copias efímeras y la ejecución pública de una grabación de sonido.

  1. Necesitamos identificar identificar qué composiciones musicales y grabaciones de sonido serán utilizadas
  2. Determinar cómo las composiciones musicales y las grabaciones de sonido se van a utilizar.
  3. Investigar si las composiciones musicales y grabaciones de sonido están protegidas por derechos de autor.
  4. Identificar a los dueños de cada composición musical y grabación de sonido.

Los negocios que están involucrados en el uso de medios digitales utilizan música de varias maneras. Estos requieren algún tipo de licencia para hacer de este uso uno legal. Por lo tanto, lo que sigue será identificar qué licencias son necesarias para utilizar la composición musical. Existe una variedad de derechos que son imperativos cuya necesidad dependerá de cómo la música se va a utilizar.

Lo que complica esta tarea es el hecho de que distintos derechos se obtienen de diferentes personas o grupos y no es fácil distinguir a dónde acudir para obtener estos derechos. El webcasting no interactivo generalmente se refiere a la transmisión de audio a través del Internet sintonizada por un oyente para escuchar música, pero no seleccionar canciones ni artistas específicos. El elemento de subscripción no afecta las licencias que se requieren para la composición, aunque sí afecta la disponibilidad de licencias cuando se trabaja con grabaciones de sonido.

La transmisión de audio a través del Internet involucra los derechos de autor de la composición musical , porque se requiere una licencia mecánica y una licencia de cada dueño de cada composición para ejecutar la misma.El tipo de uso que hace el webcasting que no es interactivo no aplicaría para la licencia mecánica, por lo que cada licencia se tendría que conseguir a través de negociaciones voluntarias con el publicador de la música o su editora. Ademas, para que se otorgue una licencia mecánica puede que sea necesaria para las copias permanentes o temporeras hechas en el proceso de transmitir la composición.

Los servicios de música interactivos incluyen aquellos que permiten a un usuario seleccionar canciones específicas y aquellos que crean listas de reproducción personalizadas con canciones específicas. Similar al webcasting que no es interactivo, los servicios interactivos solamente permiten a sus usuarios disfrutar de música transmitida a su computadora mientras están conectados al Internet y no crean una copia permanente del archivo de música en el disco duro de su computadora. Los servicios de música interactivos requieren la licencia de ejecución y la licencia mecánica igual que la que requieren los servicios de webcasting que no son interactivos.

Los servicios de música interactivos son similares a los que no son interactivos excepto que en los interactivos, los oyentes tienen la habilidad de seleccionar por si mismos canciones y artistas específicos. Este tipo de servicio no es elegible para la licencia estatutaria bajo el DMCA. Sin embargo, los propietarios de un servicio interactivo tienen que negociar una licencia directamente con el dueño del derecho de autor antes de ejecutar digitalmente la grabación de sonido. Para que por último, identifiquen qué licencias son necesarias para la grabación de sonido.

Contrario al caso de la composición musical, el permiso requerido para las grabaciones de sonido usualmente se limita a la compañía discográfica que produjo, manufacturó y distribuyó dicha grabación. Aquellos webcasters que proveen servicios bajo suscripción pueden cualificar para la licencia estatutaria del D.M.C.A. para la ejecución digital de la grabación de sonido si cumplen con los requisitos que se solicitan. Aquellos webcasters que no cualifiquen deben obtener una licencia voluntaria directamente con la compañía discográfica, al igual que tendrían que adquirir una licencia para la reproducción y distribución de la grabación de sonido.

 Al comunicarse con una compañía discográfica o con el dueño del derecho de autor, un webcaster debe obtener una licencia de grabación master para hacer copias de la grabación de sonido en el server del webcaster para su uso en el servicio interactivo y una licencia de ejecución para la transmisión digital de audio de una grabación de sonido digitalmente transmitida.  Los términos de las licencias dependerán de la canción que se escoja, la cantidad de veces que se use y el tipo de uso que se le dé. Dado a que los servicios interactivos permiten que sus usuarios seleccionen las canciones que deseen, una licencia para este tipo de servicio es la más difícil de obtener.