Las populares imágenes no son éticas sin embargo no hay leyes que las eliminen.

Todos hemos reído con estas imágenes que se volveron una moda durante estos años. Sin embargo ¿Sabemos de donde vienen? Pues bien, los memes son fotos ó imágenes que fueron robadas y no existe defensa alguna a favor de las víctimas que se vuelven objeto de burla de estas imágenes.

Los autores tras estas imágenes suelen ser inocentes acosados, gente que busca la burla de la sociedad y hacen uso de cualquier tipo de imagen para lograr su cometido, desde retratos de familias, amigos, hasta fotos de adolescentes y niños. James Grimmelmann profesor de la Universidad de Maryland (especialista en leyes de internet) lo define como el terror lovecraftiano el cual desencadena la locura y puede llevar a hacer algo al respecto más allá del poder normal de un individuo.

Un ejemplo, fué el caso de Kyra Pringle, la cual es madre de una pequeña de dos años diagnosticada con una corta edad de vida dado a un desorden que padece. Pringle subió a la red de Facebook una foto de su pequeña. Y al poco tiempo alguien ya había copiado, subtitulado y difundido la imagen de su hija con un horrible mensaje y su cara alterada. En dicha imagen su hija fue comparada con un monstruo por su enfermedad.

La mujer indignada declaró poco después a los medios : “Esto es bullying. Esto no está bien. Ella está luchado por su vida desde que llegó”, “Ella no es un monstruo. Ella no es de mentira. Es real, está aquí”.

La madre de Kyra, Linda, tuvo palabras igualmente fuertes para quienes hicieron el meme de su pequeña nieta y hacen lo mismo con imágenes de otros extraños sin tener ningún tipo de contexto ni información y sin pensar más allá de su propio entretenimiento y el de sus amigos y seguidores. Algunos sitios bajaron las imágenes alteradas de la pequeña tras conocer su historia.

imgres-1 daisha troll tweet 2.JPG

“Si estás allá afuera haciendo estas cosas y piensas que es gracioso, no lo es. Éste de hecho es un ser humano, es una niña, una bebé” declararon a los medios.

Varias compañías con sus propios canales en las redes sociales se enfrentan a varias demandas para que bajen fotos de sus sitios y a otros problemas de contenido, como violación de derechos de autor, invasión a la privacidad de alto riesgo y acoso cibernético. Sin embargo el panorama es difícil, ya que es casi imposible eliminar por completo el contenido y memes de las fotografías. Muy apesar de que existan reglas en sitios como Facebook, Twitter, Instagram etc … los mencionados “memes” no usan de manera directa amenazas, discursos de odio que impliquen un patrón de acoso.

“No es que no exista un problema ético y un problema real que como sociedad debamos afrontar, pero la ley simplemente no intervendrá y la Primera Enmienda (de la Constitución de Estados Unidos, que defiende la libertad de expresión) nos dice que no lo detengamos”, admite Danielle Keats Citron, profesora investigadora de Derecho en la Universidad de Maryland y autora del libro “Hate Crimes in Cyberspace (Crímenes de odio en el ciberespacio)”, una edición de Harvard University Press.

Sin embargo la sociedad no se ha quedado de brazos cruzados y en Europa se comienza a levantar un movimiento en defensa del “derecho a ser olvidados” y que pretenden proteger la libertad de expresión y privacidad. Tienen el objeto de que se retire el material viejo e irrelevante que infrinja el derecho a la privacidad.