Les explicamos un poco acerca de una interesante propuesta de Tesis en la materia.

Cuando la idea de esta tesis fue concebida, la Ley de Derechos de Autor todavía no contemplaba la protección de la autoría de programas de computadoras en un apartado especial como lo hace ahora, sin embargo, la actual legislación sigue resultando escasa ya que se dejan sin regular aspectos que, por la naturaleza propia de los programas de computadoras es necesario incluir.

En estos días, es difícil y casi imposible imaginar una gran empresa o hasta una pequeña oficina que carezca de computadoras, ya que gracias a la tecnología se han agilizado las tareas que antiguamente se hacían en máquinas de escribir o otros artefactos.

Los programas de computadora pasaron de ser procesadores de texto a ser verdadera inteligencia artificial. Los autores de este tipo de software adecuan desde un programa base un software que vaya encaminado a satisfacer las necesidad que requieren lo usuarios. Además de que este tipo de programas se constituyen en un objeto de inversiones muy alto así como de acciones ilícitas de apoderamiento.

Al hablar de los derechos de autor en el software los riesgos a los que se exponen son algo así:

  • La copia del programa base u operativo, sin su autorización.
  • La copia del programa aplicativo, sin su autorización.
  • La modificación o alteración del programa.
  • Los daños causados a su programa por otro software.
  • El uso del programa, sin su autorización.
  • Además se necesita estimular la producción informática nacional, y por consiguiente su consumo, y esto sólo se logra con un adecuado marco jurídico que sirva como punto de partida.

Debido a la naturaleza propia de la informática la protección a los derechos de autor no son suficientes. Es tanta la información y los avances científicos y tecnológicos que se generan diariamente, que resulta virtualmente imposible para el legislador el contemplar cada uno de los posibles supuestos jurídicos que de estos descubrimientos se deriven.

Para el Derecho es casi imposible el adaptarse a los avances científicos y tecnológicos en la actualidad, el problema de la protección de los programas no es estrictamente jurídico, sino que también requiere de dos elementos fundamentales, el técnico y el económico

 Debido a la dificultad de los lenguajes de programación, la legislación actual debe ser tan flexible que permita el uso de términos técnicos en la materia con el objeto de no caer en el vicio del objeto regulado por el Derecho y que gracias a ello se pueda cerciorar que cualquier supuesto que implique la materia se pueda resolver jurisdiccionalmente.