Hoy es el cumpleaños de una torre emblemática de París ¿Sabían a quien pertenecen los derechos de autor?

La famosa torre fue diseñada por Mauirice y Emile Nouguier y contruida por Gustave Eiffel. Se inaguró un 31 de marzo de 1889 y con ello se volvío un ícono para su país Francia, se tardaron aproximadamente dos años y dos meses en quedar lista.

Gustave presentó el proyecto poco antes de llegar a París a paises como Barcelona, sin embargo este fué rechazado. Como dato curioso a Eiffel también se le atribuye la estructura de la Estatua de la Libertad.

Y bueno, en cuanto a nuestra materia es importante destacar que de dicho monumento exclusivamente se pueden difundir fotos de día, no de noche puesto que los derechos de autor de la torre ya no se encuentran vigentes. Sin embargo sus iluminaciones sí y pertenecen a la Societé de Exploitation de la Tour Eiffel (SETE) y son a quienes se les debe de pedir permiso previo.

El Atomium de Bruselas, el Parlamento Europeo de Estrasburgo o la vista nocturna de la Torre Eiffel están sujetos a derechos de autor y derechos de marca y la comercialización de una imagen en la que aparezcan estos edificios puede suponer violación normativa.
La Unión Europea mantuvo una discusión con respecto a si debe de desaparecer este tipo de protección bajo la nueva directiva de protección de derechos de autor ya que en el primer “borrador” que se presentó sobre la nueva normativa de copyright, específicamente se señala que la “la representación de edificios públicos debe estar exenta de la protección de derechos de autor, al no tener ningún sentido en el siglo XXI”. Ante ello se propone una ley paneuropea con les otorgue a los ciudadanos el derecho a comunicar y difundir cualquier tipo de imagen.
Este impedimento legal viene de la normativa de copyright que se aprobó durante el 2001. En dicha normativa se otorgaba la posibilidad de hacer fotos libres de derechos de edificios y monumentos situados en espacios públicos. El gran pero recae en la directiva, ya que esta dejó en manos de otros países y de esa manera incorporarla después a su legislación; a lo que países como Francia, Bélgica o Italia  evitaron hacer. Y es por ello que en la actualidad el fotografiar los principales edificios de estos países, sin contar con el permiso correspondiente, puede convertirse en un delito a pesar de ser de “dominio público”