La creación de una obra siempre va acompañada por los derechos de autor, mismos que nacen según la actividad realizada con la creación intelectual.

Para entender los derechos de autor detrás de una obra, debemos remontarnos al inicio, con las personas creativas que dedican su vida a la creación y difusión del arte, ya sea componiendo una canción, escribiendo un libro, realizando películas, o cualquier otra. El trabajo de los artistas es relevante para el bienestar de la sociedad, generando cultura y conocimiento.

Muchas de estas personas se dedican a realizar sus actividades de manera independiente, trabajando desde su hogar y cubriendo sus gastos por propia cuenta. A pesar de ser artistas, también deben cumplir con pagos como renta, comida, salud, impuestos y todos los demás que cualquier persona.

tumblr_nhc3k72Wes1r72vgko1_1280

Para que los artistas puedan cubrir sus necesidades, deben obtener beneficios económicos con sus creaciones, siendo el derecho de autor el mejor mecanismo para lograr gozar de estos beneficios.

Los derechos de autor nacen desde el momento de creación de una obra, otorgando beneficios a su creador para gozar beneficios de su explotación. En muchas ocasiones, los autores se apoyan en profesionales para llevar sus obras al mercado, como los editores de libros y las compañías discográficas.

tumblr_nn9349JXV81s2t7hmo5_1280


Cuando el autor deja en manos de profesionales su obra, nacen nuevas figuras paralelas al derecho de autor. Como al contratar con una editora de libros, el autor cede determinados derechos para que se pueda llevar a cabo de manera eficiente la edición de un libro, tarea necesaria para lanzar al mercado una obra literaria.

Ya en nuestra Ley Federal del derecho de autor, se contempla tal figura por ser de gran importancia, sobre todo en la época de apogeo para los libros impresos.

Artículo 42.- Hay contrato de edición de obra literaria cuando el autor o el titular de los derechos patrimoniales, en su caso, se obliga a entregar una obra a un editor y éste, a su vez, se obliga a reproducirla, distribuirla y venderla cubriendo al titular del derecho patrimonial las prestaciones convenidas.

LFDA

Siguiendo con la obra literaria, ésta puede ser puesta a disposición en Internet con formato digital. Al igual que con los libros impresos donde cada persona debe comprar su ejemplar para gozar el derecho de llevarlo a casa y leerlo cuantas veces quiera, aquellos en formato digital deben ser adquiridos contra una contrapretación a favor del autor, de lo contrario se violarían los derechos de autor.

Artículo 27.- Los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir:

  • La reproducción, publicación, edición o fijación material de una obra en copias o ejemplares, efectuada por cualquier medio ya sea impreso, fonográfico, gráfico, plástico, audiovisual, electrónico, fotográfico u otro similar.
  • La comunicación pública de su obra a través de cualquiera de las siguientes maneras:
    1. a)  La representación, recitación y ejecución pública en el caso de las obras literarias y artísticas;
    2. b)  La exhibición pública por cualquier medio o procedimiento, en el caso de obras literarias y artísticas, y
    3. c)  El acceso público por medio de la telecomunicación;
  • La transmisión pública o radiodifusión de sus obras, en cualquier modalidad, incluyendo la transmisión o retransmisión de las obras por:
  1. a)  Cable;
  2. b)  Fibra óptica;
  3. c)  Microondas;
  4. d)  Vía satélite, o
  5. e)  Cualquier otro medio conocido o por conocerse

Ley Federal del Derecho de Autor (México)

Los derechos de autor no se quedan ahí, es ahora con las nuevas tecnologías, que se cuestionan los principios respecto a las legislaciones, pues Internet permite difundir el arte de manera rápida, eficaz y sin limites. La difusión cultural es la antítesis de la rígida protección que prohíbe la difusión y reproducción sin autorización.

Aunque sea necesario realizar reformas a las legislaciones mundiales, las obras siempre estarán acompañadas de los derechos de autor, para garantizar la protección a los creadores y velar por la mayor difusión cultural artística posible.