En españa, ¿Como protegen los derechos de autor al mundo del diseño?

Probablemente y me atrevo a comentar que la moda es una de las expresiones culturales de mas masas y de modos de vida, de los valores sociales que se imponen en la actualidad. La moda no es estática y se nutre de miles de fuentes como inspiración tanto del presente como del pasado. El ejemplo habitual del pasado como fuente de inspiración de la moda del presente son: Los mosaicos de la catedral de Monreale en Sicilia, que se usaron como fuente de inspiración para Dolce & Gabbana.

Todos los diseños e ideas que se manifiestan en la son inumerables, desde vestidos, dibujos, telas zapatos, bolsos, joyas, lámparas, cenefas, sacos y desfiles de moda. En todas las mencionadas y más la delimitación e identificación de las fuentes de inspiración son de una indudable importancia para la configuración de su esfera jurídica desde el punto de vista del Diseño como del Derecho de Autor.

Efectivamente, las creaciones son de obra plástica de los Derechos de Autor y los diseños de la normativa vigente de Diseño Industrial  y en este ámbito los Derechos de Autor, de la mano con el diseño registrado, son un instrumento más de protección en la aplicación del principio de acumulación reconocido en la normatividad vigente. Desde el punto de vista de los Derechos de autor, la acumulación se encuentra expresamente estipulada en el artículo 3 de la ley española de la Propiedad Intelectual, la cual establece que “Los derechos de autor son independientes, compatibles y acumulables con; 2. Los derechos de propiedad industrial que puedan existir sobre la obra” Dicha acumulación se encuentra prevista en la protección de las obras de autor protegidas incluidas las obras plásticas sean o no aplicadas del artículo 10.

Los Derechos de Autor pueden ser un instrumento eficaz de protección del diseño, de la obra plástica frente a vulneraciones provocadas por su registro como Diseño comunitario por un tercero no autorizado siempre que, al menos, cada Estado Miembro respete y aplique los criterios armonizados no sólo por la normativa sino también por la jurisprudencia de la Unión en la materia.