Ante casos como el de Jennifer Lawrence, Ariana Grande y demás artistas los resultados comienzan a verse y las empresas de medios comienzan a tomar acción.

Twitter recién actualizo sus términos y condiciones de uso con el objeto de prohibir subir o compartir imágenes íntimas de terceras personas sin su consentimiento. Ya se habían tardado en ejecutar medidas de este estilo luego de la filtración de imágenes íntimas de Jennifer Lawrence y demás celebridades durante el 2014.

De este modo los términos y condiciones de Twitter en materia de privacidad se añadió la prohibición de “No subir fotografías íntimas o videos que fueran tomados o distribuidos sin consentimiento del sujeto”  Mediante esta cláusula se une a la existente de no publicar información privada o confidencial de terceras personas como números de tarjetas de crédito, direcciones o números de seguridad social o de identidad sin el consentimiento expreso y permiso.

Esta actualización por parte de Twitter pretende desvirtuar su asociación con el término revenge porn, el cual se comenzó a utilizar dado los actos de subir fotografías íntimas de personalidades del medio artísticosin su consentimiento con la finalidad de humillar y exponer al público.

Este acto ya a sido tipificado en legislaciones de Estados Unidos en California, Inglaterra y Gales ante una pronta reacción por parte de la autoridad competente para castigar con dos años de prisión. Japón acordó imponer una pena de tres años de cárcel y una multa de 500,000 yenes, equivalentes a $4,200 dólares estadounidenses.

Con este cambio, el director de Twitter, pretende que estos actos sean más difíciles de realizar para evitar el abuso por parte delas personas, velando por un balance en la libertad de expresión.