Varios museos se encuentran en contra del popular gadget.

Algunos museos en Italia establecen en los reglamentos para los visitantes claramente que el uso de esta herramienta está prohibida. Así el Museo de Florencia establece desde octubre de 2014 que tomar “las fotos y videos es gratuito y se debe hacer sin el uso de flash o trípode. Y esta prohibido utilizar el extensor telescópico ‘selfie stick’”. En los Museos Vaticanos, también se prohíbe “el uso del palo extensible para selfies”.

En Estados Unidos los 19 museos y galerías del Instituto Smithsoniano han prohibido también a sus visitantes el uso de estas herramientas. Con efectos a partir de el día 3 de marzo las Políticas de Seguridad para visitantes de los museos establecen que la prohibición del uso de monópodes en los museos y jardines se extiende a los selfie sticks.

Lo mismo sucede en Nueva York en el Museo Metropolitano de Arte o el Museo de Arte Moderno, en el Museo Hirshhorn y el Jardín de Esculturas en Washington, D.C. En el Reino Unido The National Gallery también ha prohibido el uso de los selfie stick. En Canadá, el Museo Canadiense de Derechos Humanos en Winnipeg tampoco permite el uso de estos bastones.

En España el Museo Reina Sofía incluye entre sus normas la posibilidad de hacer fotos sin flash y “sin trípode, monópode o cualquier otro elemento de estabilización de cámaras fotográficas”. Y el Thyssen, también permite sacar imágenes sin flash, pero no acepta en cambio el bastón para selfies. En el Museo Nacional del Prado no tienen ese problema porque de plano no permite la realización de fotografías ni filmaciones de video en las salas del Museo.

En todos los casos se argumenta la protección de las personas y los objetos que se exhiben “La razón es su peligrosidad tanto para las personas como para las obras”, aclaran.

Un representante del Museo Metropolitano de Nueva York señala que no sólo es un riesgo para las obras sino también para el visitantes “Si las personas no están prestando atención en el Templo de Dendur, pueden terminar en el agua con la escultura de cocodrilo”, dijo “Tenemos tantos balcones de los que pueden caer o escaleras en las que pueden tropezar”.

Otros museos, por el contrario, no han tomado medida contra los selfie sticks al no haberse presentado incidentes hasta el momento.

Lo que si, la gran mayoría de los museos fomenta e impulsa la toma de selfies, que constituye para ellos una gran publicidad.

Así, los museos se unen a los equipos de futbol ingles Arsenal y Tottenham que también han prohibido el uso de esta herramienta en sus instalaciones.

En donde han llegado al extremo en contra de los selfie sticks es en Corea del Sur, en donde se considera que al tener tecnología Bluetooth son dispositivos de comunicaciones y tienen que ser certificado. Cualquier persona empuñando un equipo ilegal puede ser multada y encarcelada por hasta tres años.