Las leyes de autor deben proteger al creador frente al mundo de la industria, donde los encargados de explotar comercialmente las obras, pueden violentar el aspecto humanitario de los autores.

El creador de obras artística carece de tiempo (o ganas) para explotar comercialmente sus obras y recibir la remuneración que bien merece, logrando subsistir con seguridad de continuar aportando a la sociedad un aspecto fundamental para su desarrollo: arte.

tumblr_nkzzviAnXf1uo23pro1_1280

Las personas encargadas de dar a conocer las obras y obtener beneficios económicos por ellas, en ocasiones violan los derechos de autor, sin conceder remuneración justa por el trabajo creativo. En México, la legislación es clara:

Artículo 26 bis.- El autor y su causahabiente gozarán del derecho a percibir una regalía por la comunicación o transmisión pública de su obra por cualquier medio. El derecho del autor es irrenunciable.

Esta regalía será pagada directamente por quien realice la comunicación o transmisión pública de las obras directamente al autor, o a la sociedad de gestión colectiva que los represente…

El importe de las regalías deberá convenirse directamente entre el autor, o en su caso, la Sociedad de Gestión Colectiva que corresponda y las personas que realicen la comunicación o transmisión pública de las obras … A falta de convenio el Instituto deberá establecer una tarifa…

LEY FEDERAL DEL DERECHO DE AUTOR

Entonces, el creador de la obra deberá recibir remuneración por comunicación o transmisión publica, lo que significa la mayoría de las veces, explotación comercial con beneficios económicos para quien la explota. El derecho a recibir la remuneración es irrenunciable, lo que significa la obligación a cargo de los sujetos dedicados a explotación de obras, en pagar justamente al creador.

tumblr_nkdtpnb8Z91uo4441o1_1280

En el caso de escritores, serán las editoras; al compositor, las productoras y editoras; al diseñador Web, el sitio que diseñó; al pintor, el museo o sala de exhibición.

Si bien es cierto, la ley deja abierta la posibilidad para que sea al arbitrio del autor negociar la remuneración por explotación, pero debe atenderse a las costumbres como cualquier bien en el mercado. Todos sabemos los estándares de precios en celulares, pero desconocemos aquellos para una composición musical.

tumblr_na6r35hTYQ1s2k1moo1_500